Escapadas

Cuando nos vamos de excursión: puente de mayo en los Pirineos orientales

20180514_203140_0001

signature

Este puente de mayo ha sido muy largo, 4 días que teníamos para nosotros, para desconectar y cargar pilas para el tercer trimestre. No teníamos muy claro qué íbamos a hacer. Estábamos seguros que no nos queríamos ir muy lejos, como máximo dos horas en coche. Así que nos pusimos manos a la obra a buscar alguna cosita.

Estuvimos mirando en www.airbnb.es, algún apartamentito  por la costa Brava, pero de repente nos apareció una casita monísima en un pueblo de Francia llamado Montesquieu-des-Albères. No teníamos ni idea de donde estaba ese pueblo, pero investigando descubrimos que es un pueblecito de la zona de los Pirineos Orientales, cerca de Perpignan y de la playa.

A parte la casita era una monada, toda reformada y por solo 50 euros la noche más unos gastos de limpieza y gestiones. Una ganga.

Foto de www.airbnb.es

Foto de www.airbnb.es

El pueblo es una monada, es el típico pueblo de las montañas de Francia, con casitas de piedra y calles estrechas. Se puede visitar los vestigios del antiguo castillo de los Montesquieu, que aún son visibles en el corazón del pueblo (tiene unas vistas impresionantes del valle) y la iglesia parroquial Saint-Saturnin, de estilo románico.

Cerca de Montesquieu-des-Albéres hay muchas rutas para hacer con niños y pueblos para visitar. El primer día fuimos a Colliure, un pueblo costero totalmente recomendable: su ubicación frente al mar, sus callejuelas del barrio pesquero llenas de tiendencitas de artistas que venden sus creaciones, el castillo, sus vistas,…

Si decidís ir tener en cuenta que es muy difícil aparcar, porque muchas de las calles son peatonales y estrechas. Es mejor dejar el coche en los párquings municipales que hay alejandose del casco histórico. Nosotros aparcamos en el parquing que estaba al lado de la estación de tren.

Y por la tarde-noche nos cogimos unas pizzas artesanales y nos las comimos en la playa. Los niños encantados, y además las pizzas estaban buenísimas.

Foto de Cuando duermen by Noe

Otro pueblo que visitamos que también nos encantó fue Villafranche-de-Conflent, una villa medieval declarada patrimonio mundial de la Unesco y unas de los pueblos más bonitos de Francia. Es una villa rodeada de murallas, con callejuelas de piedras,  pintorescas casitas y muchos monumentos históricos como: el puente de San pedro, la torre campanario del Ayuntamiento, la iglesia de Santiago,… Y en lo alto está el fuerte Libéria que se puede visitar en 4×4.

Allí comimos en un pintoresco bar y nos tomamos un plato del día un tanto peculiar, pero muy bueno.

 

Por la tarde, lloviendo y todo, visitamos un pueblecito rodeado de viñedos, Castelnou. La verdad es que el camino hasta allí es precioso. Antes de llegar, en una de las curvas, hay un mirador donde puedes hacer unas fotos muy bonitas del pueblo con el Canigó detrás.  En el pueblo se puede visitar el castillo, pero cuando  fuimos estaba cerrado, así que es mejor que si vais, miréis la pagina web por si os pasa como a nosotros y así no os llevais un chasco.

Castelnou

Y ese fue nuestro fin de semana largo. Llegamos agotados pero nos lo pasamos súper bien, y encima cerquita de casa. Seguro que volveremos.

¿Os gustan hacer estos tipos de viajes? Me alegrará ver vuestros comentarios.

Besotes gente guapa.

signature (1)

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s