Reflexiones

Reflexiones: mi depresión postparto

20180405_120518_0001.pngCuando te quedas embarazada todo el mundo te felicita y te dice lo bonito que es poder sentir un bebé dentro de ti. Y la verdad es que es precioso. Yo creo que es una de las sensaciones más difíciles de explicar porque por una parte es súper emocionante y por otro lado es súper terrorífico porqué no dejas de preocuparte desde que sabes que estás embarazada.

La verdad es que mis embarazos no han sido muy problemáticos. Salvo las cosas típicas como ardores de estómago, nauseas, pies hinchados, dolor de ingles,…. (madre mía) Pero no he tenido ninguna complicación en ellos.

Y además yo estaba pletórica y guapísima. Ahora cuando miro las fotos de embarazada me veo taaaan guapa. Con esa barrigota redonda (en los dos embarazos mi barriga era redonda y eso que fueron niño y niña) Y ahora que lo pienso todavía tengo esa barrigota, aunque ahora no me gusta tanto (buff)

Bueno, a lo que iba. Que todo el mundo te dice que es maravilloso el tener hijos. Y cuando los tienes te das cuenta que nadie te ha enseñado nada sobre como criar a un bebé. Y te das cuenta que desde ese momento una personita depende de ti, y que no puedes flaquear. Pero eso es muy difícil. Las noches sin dormir, el tema de la lactancia, el que no pone peso el niño, el que se pone malito y todo lo que te van diciendo. Qué no lo cojas que se malacostumbra, que le das mal la teta, que tiene hambre, que tiene sueño,…

Y en ese momento te sientes mala madre, mala madre por todo. Porque piensas que no sabes hacerlo y porque no es tan bonito como te lo habían pintado.

Pero tan difícil es que te lo hubieran explicado antes. Tanto las cosas buenas como las cosas malas. Llamadme inocente pero yo no pensaba que fuera así. Pensaba que mi cuerpo quedaría como las que salen en las revistas o en Instagram. Esas madres perfectas sin celulitis ni estrías. Pensaba que me iba a reconocer frente al espejo.  Pensaba que el bebé se iba a coger bien a la teta y que dormiría y que no estaría de mal humor y que estaría pletórica. Pero siento deciros que no es así.

ATENCIÓN:

Si estás embarazada y quieres seguir viviendo en la ignorancia,

NO SIGAS LEYENDO.

Para empezar el parto. El parto no es como yo me esperaba. Yo pensaba que iba a tener a mis hijos por parto natural aunque tenía claro que quería epidural y mira tú por donde he parido dos veces por cesárea. Y qué decir de la CESÁREA y de la recuperación: que es horrible, que parece que te hayan partido por la mitad y enciam te sientes inválida, que no puedes caminar y que no estás al cien por cien.

Y después llega el postparto. Al tener a mi primer hijo tuve unas semanas tontunas que lloraba por los rincones y no sabía lo que me pasaba. Estaba feliz pero había algo que me desorginazaba interiormente. El niño se despertaba cada dos por tres, yo todo el día con la teta fuera,… Hasta que pasó… Y entonces empecé a vivir la maternidad.

Con mi segunda hija…. bueno el postparto fue una MIE…. Y lo pongo en letras mayúsculas. No me imaginaba que iba a ser así. Era un bebé también super esperado después de un aborto y todo fue de mal en peor. Ya en el hospital estaba muy tontita, lloraba y sobre todo me daba mucha pena no poder estar con mi hijo Mario. Me sentía culpable de haberle dejado de lado (¡lo que hacen las hormonas!). Y cuando llegué a casa no mejoró la cosa. Día tras día estaba peor. La gente me decía que tenía que estar contenta y yo estaba contenta pero algo en mi cabeza me hacía estar cada vez peor. Miraba a mi niña y me daba mucha pena de no estar disfrutando la maternidad, me sentía culpable y me daba vergüenza estar así.

Intentaba quedar con gente para salir, pasear, y no pensar (que la cabeza es muy mala) , salir al campo (eso me llenaba de energía) y también tuve que ir a una terapeuta que me salvó. Iba a su consulta, hablaba y hablaba y hablaba y llegó un día que se fue. No quiero decir que se me fuera la depresión postparto (si, era una depresión postparto) en dos días, fue un largo proceso que yo creo que duró alrededor de un año, porque aunque al final estaba más animada, me sentía todavía  mal. Cuando pasó empecé a disfrutar la bimaternidad, a disfrutar cada minuto, cada momento.

Esa es mi experiencia, que fue bastante dura, pero la verdad es que me sentí muy apoyada por mi marido y por personas cercanas y eso me ayudó mucho.

Así que si estáis en esta situación que no sabéis qué os pasa pero que sabéis que la cosa no está bien, pedir ayuda a alguien, es muy importante que os sintáis escuchadas.

Y es la experiencia de alguien que es super optimista y positiva. Por tanto no penséis que porque seáis super happy no os pueda pasar. Porqué puede pasar. Porqué el postparto es duro pero…. TODO PASA.

Besotes enormes y mucha luz.

signature (1)

 

 

 

Anuncios

10 comentarios en “Reflexiones: mi depresión postparto”

  1. Ay bonicaaaaa… Pues sí, durísimo. Yo los embarazos los viví fatal (especialmente el primer trimestre, y especialmente con el niño), pero el posparto… gran desconocido. Cuando vamos a ser padres pensamos que todo acaba en el parto con un “y vivieron felices y comieron perdices”, PERO NO, TODO COMIENZA EN EL PARTO! En la preparación al parto apenas hacemos caso a las advertencias sobre el posparto. Estamos inmersos en un “a mí no me va a pasar (como bien dices) y zasca, nos pasa. Lo bueno es que ahora tienes dos pimpollos que no paran quietos y son para comérselos 😀 :*

    Me gusta

  2. Que difícil es abordar una situación cuando no la controlas. El apoyo de los mas cercanos es el 50% de tu yo no consciente para superar estas situaciones.
    Me alegra mucho que salieras de esa circunstancia y te felicito por el empeño y dedicación a tus peques.
    Un besote 😘

    Me gusta

  3. Buffff mi hijo tiene 1 año y ha sido el peor año de mi vida y a la vez el mejor. He redescubierto amigas que me escuchan y me dan buenos consejos pero mi problema es el entorno, es muy largo de contar…. Espero que con el tiempo la cosa mejore (el no dormir puede realmente volverte loca) saludos!!!!

    Me gusta

  4. la maternidad es dura (cosa que nadie nos cuenta) siempre vemos todo tan perfecto en el mundo irreal que cuando ya lo vivimos sentirmos que el mundo se nos desajusta, pero a la final logramos salir de ello y disfrutar de nuestros hijos con sus pros y sus peros. lo importante el apoyo, que te entiendan y que no juzguen… creo que esas tres cosas hacen mas llevadera la situación. Saludos

    Me gusta

  5. Nos han vendido una imagen muy idealizada de la maternidad, y eso hace que cuando no cumplimos nos asalta la culpabilidad. Valiente por contarlo, un abrazo!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s